domingo, 17 de febrero de 2019

PASTEL DE PUERROS Y CALABACINES


No subo recetas al blog desde bastante tiempo por circunstancias, pero al hacer un comentario recientemente en el grupo cerrado Intercambio de Recetas, Dulces y más, una componente, concretamente Milagrosa Benzo Casal, me pidió le facilitara esta receta y no he querido dejar de hacerlo. Antes de pasar al plato, quiero decir que este grupo fue creado hace seis años por Antonia Moreno (blog encantonia), donde participan mujeres, principalmente de Puerto Real, que cocinan diariamente y de forma tradicional. Nada de hacer una rutina de los precocinados y listo, no, ellas hacen platos de toda la vida, con una sencillez máxima, pero acompañados del saber popular, teniendo un plan de comida a diario y con ganas de agradar a sus familias y por supuesto a ellas mismas. ¡Enhorabuena! y a continuar con esa indispensable pregunta tempranera de ¿Qué comemos hoy?   
Los ingredientes empleados son:

2 puerros
2 dientes de ajo
1 cebolla fresca, blanca y grande.
2 calabacines
100 gramos de leche
100 gramos de leche evaporada
3 huevos
Queso rallado
Aceite virgen de oliva extra
Sal, pimienta blanca y nuez moscada 
Vamos a prepararlo:

Se pican finamente los ajos, los puerros y la cebolla, se sofríe todo en un poco de aceite hasta que esté blandito y transparente.  
Mientras tanto se cortan en dados los calabacines. Cuando el sofrito esté listo se agregan y se mueven ayudados de una cuchara de madera para que se integren. Dejamos a fuego medio durante unos 8 minutos, así eliminan líquido y se ablandan. Tenemos que tener en cuenta que esta hortaliza suelta bastante líquido, es mejor dejar escurrir unos minutos con el objeto que el pastel cuaje bien.

Batimos con varillas los huevos, la leche que normalmente uses, la leche evaporada, un poquitín de sal, pimienta blanca y nuez moscada al gusto. Se mezcla bien con los vegetales.  

Se engrasa el molde que vamos a emplear y se vuelcan todos los ingredientes preparados. Por último, espolvoreamos con queso rallado y lo introducimos en el horno precalentado a 200º. Bajamos a 190º y lo mantenemos unos 30 minutos, dependerá de cada horno. Cuando se haga por primera vez, se debe tener algo de más cuidado para que no se queme o no coja consistencia deseada, de esta forma sabremos la temperatura y el tiempo adecuado para futuras ocasiones. Si vemos que se dora pronto por la parte superior, bajamos la placa del horno donde está el molde e incluso se puede cubrir con papel especial de horno para evitar se exceda en el color. Retirar y comprobar con un pincho de cocina. Si es necesario mantenerlo un poco más.


Aclaraciones y sugerencias:

He empleado productos bajos en calorías por opción personal, pero se puede usar nata de cocina en lugar de leche evaporada y el queso según las preferencias particulares. 

Las variantes en este pastel pueden ser múltiples, cambiando o agregando ingredientes.  
  
Puede ser un primer plato o acompañamiento de carnes o pescados. Está rico tanto caliente como frío. 

lunes, 11 de febrero de 2019

EL IES PINTOR JUAN LARA DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA Y SU APUESTA POR LA GASTRONOMÍA


Nuestra cocina está traspasando fronteras, sus cualidades ya no se cuestionan y mucho menos después del furor originado por la publicación en The New York Times, invitando a venir a descubrir la provincia gaditana y a disfrutar de su gastronomía. Aunque nos ha costado dar a conocer lo que aquí se cuece, los españoles y extranjeros que nos visitan, aprecian los excelentes productos de la zona y la manera de transfórmalos en apetitosos platos gaditanos. Se ha avanzado bastante en apenas diez años y así es preciso continuar. En gran parte se debe a la formación que están recibiendo los jóvenes en las Escuelas de Hostelería y en los Institutos de Educación Secundaria, tal como el que hoy nos lleva a escribir esta entrada, el I.E.S. Juan Lara de El Puerto de Santa María.
Así que hace unos días nos fuimos allí emplazadas por nuestras amigas de Cuarto y Mitá, a conocer las dependencias donde se imparten los Ciclos Formativos grado medio y grado superior de Hostelería y Turismo, además de probar el menú que preparan los alumnos, instruidos y supervisado en todo momento por el profesorado. En total fuimos nueve personas, amantes de la cocina y de difundir en los medios a nuestro alcance la gastronomía de nuestra tierra. Nos recibieron el Director del Área, Carlos Goicoechea y la profesora encargada del servicio y decoración de sala, Carmen Puntada
Nos mostraron las distintas dependencias, la cocina utilizada por alumnos de los tres ciclos de formación y donde también se ubica la despensa; el cuarto de pastelería, un lugar muy luminoso y con un aroma riquísimo que dejaba entrever el dulce trabajo que estaban realizando los alumnos y que probamos a la hora del postre; al final la zona de lavado y limpieza. 
En este recorrido pudimos saludar a los alumnos que están formándose en la actualidad y Goicoechea nos habló con satisfacción de los chicos que dada su preparación han sido en distintos años seleccionados para participar en los Premios Promesas de alta cocina. Los ganadores optan a seguir formándose como profesionales en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu de Madrid. 
Nos presentaron también a profesores como Mateo Conde, que imparte clases de pastelería y repostería y Paco Brenes, el conocido cocinero de Conil, miembro de la Asociación Los Borriquetes con quien hemos coincidido en otras ocasiones.  
Posteriormente pasamos al restaurante que abre al público todos los jueves y que como es habitual en este tipo de centros ofrecen un menú que varía cada semana. Los profesores nos comentaron que pronto abrirá también como bar de tapas, al estilo de los gastrobares, con el objetivo de formar a los alumnos en esta modalidad y puedan optar cuando terminen a distintos puestos de trabajo. El aforo del comedor es para unas treinta personas que se distribuyen en cinco mesas. Nos informaron que en el mismo se ofrecen a personas o grupos la posibilidad de asistir a desayunos mientras hablan de distintos temas culturales. También en estas ocasiones los alumnos elaboran el pan y la bollería. 
Los detalles también se cuidan en la mesa. Cada una ofrecía un tipo de centro en función del tamaño de la misma y los menús se presentaban guardados en un sobre a modo de carta y colocado sobre los platos, ofreciendo un colorido muy andaluz por la combinación entre el blanco y verde. No sabemos muy bien si se había elegido a propósito porque el menú, ese día, estaba centrado en la cocina andaluza, aunque con un toque innovador y es justo decir que la ejecución fue notable. Nos comentaron que intentan repasar las diferentes cocinas, tanto nacionales como algunas internacionales. 
Carlos Goicoechea y Mateo Conde tuvieron la amabilidad de almorzar con nosotros y durante el mismo compartimos charla sobre cocina, productos, enseñanzas a los chicos y las respuestas de los alumnos. Comenzamos con unos aperitivos consistentes en Papas aliñás 2019, presentadas en vaso ancho y de forma desenfadada con el atún en el fondo, las patatas casi convertidas en puré, coronadas con una espuma y salpicada con perejil picado. Llegó junto a una Mini Tosta de Hortalizas de Temporadas Asadas, un sabroso pisto sobre tostada de pan hecho por los alumnos y rematado con una gamba pelada. 
El siguiente plato fue Nem Gaditano de Ropa Vieja y Crema de Puchero, rollitos al estilo vietnamitas rellenos de las carnes del puchero y servido en el recipiente de un caldo denso. Destacar un gesto que nos agradó bastante, el apoyo que el centro da a los vinos de la tierra.
 
A continuación, Lomito de Pescado de Roca Albardado con Chicharrón Ibérico, una combinación con un buen resultado y bien acompañado por la guarnición de quinoa y verduritas. 
Para preparar el paladar con un cambio de sabor, se sirvió un Sorbete de Moringa, elaborado con cava y las hojas del árbol que le da nombre y que se está cultivando en Conil. 
Tras el sorbete vino un plato de carne, Milhoja de Rabo de Toro con Brochetita de Mini Verduras, un sabroso rabo de toro deshuesado y salsa al estilo tradicional, decorado con rúcula y verduras a la plancha. 
El postre Piña Asada a baja temperatura con Crema de Mango, Gominola de Coco y Malibú. Nos comentaron los profesores que este postre era la prueba de un examen y lo habían elaborado los alumnos solos. El resultado extraordinario, deseamos le diesen una nota alta. 

Significar que el pan de la comida lo elaboran los alumnos, de harinas y formatos diferentes, así como los bombones que nos sirvieron junto a los cafés e infusiones para una sobremesa que giró en torno a la Moringa. A esta se sumaron Juan Diego Marín,  el joven empresario que ha apostado por Connatur y el Director Comercial de la empresa, Sergio Espina, contándonos el empeño en este cultivo, las dos hectáreas plantadas con unos 16.000 árboles, la recolección de la hoja en un proceso natural que ha conseguido el certificado ecológico. Los árboles de moringa han sido traídos desde Sudamérica, se le atribuyen una larga lista de beneficios y sus pretensiones son introducirlas en la cocina. 
En la actualidad se presentan en formatos capsulas como complemento alimenticio, también en infusiones mezcladas con sabores a frutas como fresas, melocotón…  En polvo se puede usar en cocina y además de sus propiedades sirven como colorante verde para platos. Se pueden adquirir en herboristerías, parafarmacias o a través de la web de la empresa, pero la idea es seguir explorando posibilidades que tiene la planta en la cocina creativa, el formato de venta y distribución. 
Desde esta página queremos agradecer a los profesores sus atenciones durante las horas que estuvimos en el centro y darles la enhorabuena por la interesante labor que desempeñan, además de brindarles al público la oportunidad de conocer la cocina que se realiza en el centro por un importe bastante asequible. Igualmente felicitamos a los alumnos por el esfuerzo, animándolos a que sigan formándose y consigan sus objetivos. De este modo también lograremos que nuestra gastronomía siga evolucionando y continué el interés creciente de visitantes por nuestra provincia. Consideramos positivo que portales web hayan elegido a Cádiz como destino emergente o que la televisión alemana ensalce su patrimonio e invite a sus compatriotas a visitar esta tierra como terapia contra la tristeza, y la hostelería tiene mucho que ver con ello.

A los amigos con los que estuvimos decirles que las visitas y las sobremesas no serían lo mismo sin su compañía. ¡Hasta pronto! 

miércoles, 6 de febrero de 2019

“PESCADO CRUDO EN CÁDIZ” POR MAURICIO NAVASCUÉS. TERTULIA GASTRONÓMICA ATENEO DE CÁDIZ.


Queridos ateneístas y amigos:

El lunes 18 del actual a las 19:00 horas, celebraremos una nueva tertulia gastronómica que tendrá lugar en el Ateneo Literario, Artístico y Científico de Cádiz, calle Ancha, nº 20 - 1º piso y que lleva por título: “PESCADO CRUDO EN CÁDIZ”.
La exposición estará a cargo del gerente y cocinero de Gadisushi, experto en cocina japonesa, Mauricio Navascués Martín. El título de la charla por sí solo puede abrir un debate, pues al igual que el sushi, en sus distintas presentaciones, atrae a un público incondicional, también hay personas reacias a integrar el pescado no cocinado tradicionalmente en sus hábitos culinarios.  

De sus conocimientos, de la importancia de la materia prima, de los distintos ingredientes para elaborarlos, de las diferencias entre el maki, futomaki, hosomaki, uramaki, temaki… entre otros, nos hablará en esta tertulia Mauricio Navascués, Sus argumentos pueden convencer a los indecisos para que se lancen en la búsqueda de la experiencia gastronómica.  

Acompáñanos y disipas todas tus dudas.   

じゃあね Jā ne (Hasta pronto)

Afectuosos saludos, 

                
María Luisa Ucero Manzano
Coordinadora Tertulias Gastronómicas
Ateneo de Cádiz


sábado, 15 de diciembre de 2018

¡Feliz Navidad y un esperanzador 2019!



Un año más tengo la suerte de poder dirigirme a mis queridos familiares, amigos y a todas las personas con las que tengo un lazo de unión para agradeceros: vuestro tiempo, el afecto constante, el apoyo, vuestra compañía, la mano tendida, los buenos momentos vividos o los regulares, también el haber compartido conocimientos de gastronomía o un buen vino y hasta una estupenda comida… me gustaría que así continúe mientras que nos parezca bien a los que estamos en el mismo tren. 

A todos os deseo unas fiestas amables y que las viváis como mejor apetezcan. Espero que el próximo año 2019 nos llegue con salud e ilusiones, además de paz para todo el mundo.   

Tenéis mi cariño incondicional. 

jueves, 6 de diciembre de 2018

PEPE GARCÍA OLIVA NOS REGALA UNA TARDE DE CUENTO EN LAS TERTULIAS GASTRONÓMICAS DEL ATENEO DE CÁDIZ.

   
Cuentos para Comérselos es el título de la conferencia que inauguró las tertulias gastronómicas del curso 2018-2019. El profesor y experto en literatura infantil y juvenil, Pepe García Oliva se confiesa un entusiasta de la lectura y como buen maestro ha inculcado, a lo largo de su vida profesional, esta afición a los alumnos que han pasado por sus clases.  

Su pasión le ha llevado a adquirir gran cantidad de libros y en la actualidad cuenta con una considerable biblioteca. Significar que esta ponencia la ha preparado con una bibliografía de más de 180 ejemplares, principalmente cuentos, libros infantiles y juveniles, donde aparecen alimentos de todo tipo que se relacionan de diferentes formas y personajes comilones o que serán comidos. 
García Oliva llevó una guía con el contenido de la exposición que se distribuyó entre los asistentes para un mejor seguimiento de la conferencia. Después de agradecer la presentación realizada de su trayectoria, comenzó contando el breve y simpático cuento de la habichuela verde de los hermanos Grimm, el cual evidencia la relación entre estos cuentos y la comida, algo que afirmó viene de hace mucho tiempo. 
Desde el momento que la humanidad empieza a dominar un lenguaje, a dar una función estética y creativa, comienza la literatura, sin olvidar que la ficción, la forma de evadirnos o la de poder explicarnos también tiene bastante de pedagogía. Por ello, se podría decir que los cuentos servían para transmitir dentro de las tribus valores o cultura, además de adiestrar en conocimientos de caza, pesca o las épocas óptimas para recolectar determinados frutos. 

Entre estas enseñanzas lo más importante era la explicación sobre el bien y el mal, así se intuye que la formación moral y ética llegan en muchos casos a través de los cuentos, en principio mediante la transmisión oral, contados de forma sencilla a través de animales o la naturaleza. 

Generalmente las narraciones se hacían en grupo, pudiendo estar presentes personas de todas las edades y dándose cualquier tipo de situaciones. Esto propiciaba que se cargaran de simbolismos, para que fuesen entendidos por aquellos individuos a los que iban dirigidos, sin caer en lo soez para no perjudicar a los niños. Se podría decir que era como el empleo del doble sentido que se utiliza en la actualidad en los chistes. 
En la actualidad los cuentos tradicionales siguen cargados de esos símbolos y continúan teniendo el mismo valor. Quiso reivindicar este uso, haciendo referencia a varios autores que hablan de la simbología, recomendando El mundo sin libros, Ensayo de cultura popular, escrito por María Jesús Ruiz, profesora de la Universidad de Cádiz, por ser un libro próximo, fácil y agradable de leer.
La primera vez que se planteó adentrarse en el mundo de la comida y los cuentos, lo hizo sobre la perspectiva de los alimentos que aparecen en los mismos, descubriendo que surgían entrantes, ensaladas, sopas, bebidas e incluso el puro después de las comidas.

De la unión de las historias y la comida aparece a menudo la antropofagia, especialmente padres que se comen a los hijos. Afirma García Oliva que esto sería digno de un capítulo aparte y desarrollado por un especialista en la materia, pues hay muchos simbolismos e historias truculentas. Como pincelada, nombró el caso de Saturno, un buen ejemplo de estilo gore. En sus estudios encuentra a los comilones o aquellos personajes que son comidos. En los cuentos de tradición oral en los cuales se pretende comer al protagonista, existen dos comilones destacados, por un lado los gigantes o figuras de ogros que podemos ver en cuentos como Pulgarcito, Juan y las habichuelas mágicas, El sastrecillo valiente... por otra parte, el lobo feroz. Comentó que en la transmisión oral surge también la figura del zombi, desde hace bastante tiempo, y se puede constatar en cuentos tan conocidos por todos como Mariquita hura hura. Existe otra versión más suave, Media lunita.  
La comida en los cuentos aporta verosimilitud a la historia, por esto es importante que esté llena de cotidianidad y realismo para que puedan atraer a quien escucha y al que lo cuenta. Los alimentos por sí, la escasez de ellos o inclusive el hambre han sido y son protagonistas de algunos cuentos. 
¿Dónde está la comida? Tema Central, Tema ambiental o Elemento de la trama.

Tema central, ejemplos claros son La zorra y la cigüeña, donde ambos personajes juegan con la astucia de poner la sopa en recipientes que el invitado no pueda llegar a comerla. Es recurrente su uso en este tipo de cuentos, muy popular es La sopa de piedra, e incluso se puede emplear para cocer en ella al personaje como en Sopa de ratón.
La comida puede ser parte de la historia, así sucede en Ricitos de oro y los tres osos u Oliver Twist. Puede figurar como elemento puntual de la historia, este tipo lo vemos en La princesa y el guisante, hay que tener en cuenta que la elección podría haber sido una piedrecita u otro elemento similar. El mismo modelo se puede observar en Blancanieves y los sietes enanitos o en Rapunzel, cuando a la madre embarazada se le antoja una especie de nabo, llamado en Alemania rapónchigo o ruiponce, esta es la única aparición de la comida en el cuento. Existen cuentos que tratan de alergias alimenticias, de todos es conocido Drácula, su autor Bran Stoker se apoya en la enfermedad porfiria cuyos síntomas: piel fotosensible, anemia, fosforescencia dental… se reflejan en el personaje, teniendo incluso la reacción alérgica a los ajos. 
Clasificación de los cuentos.

Es importante colocar convenientemente a los cuentos. Los folcloristas suelen situarlos en tres apartados: cuentos de costumbres, de animales y fantásticos, y según la clase de cuento, la comida aparecerá de una forma u otra. Cuentos costumbristas en los que se suceden acontecimientos del día a día, pudiendo aparecer un animal, pero la importancia radica en la relación entre personas. Igual puede ocurrir en los cuentos de animales, donde es posible la aparición de alguna persona, pero la importancia la tienen los animales. Es frecuente que tengan características y cualidades humanas, es lo que se llama antropomorfismo, pudiendo hablar e interactuar entre ellos. Algunos cuentos costumbristas (y algunos de animales) proceden de fábulas, pero al pasar al canal popular pierden las rimas, el ejemplo lo vemos en el cuento de La lechera. Son otros ejemplos de cuentos costumbristas Garbancito, El pastor mentiroso y Caperucita Roja, donde además se ve claramente la importancia de la comida, pues el interés de la niña es llevarle ciertos alimentos a su abuela.
En los cuentos fantásticos debe mostrarse un personaje u objeto mágico. En La casita de chocolate la fantasía radica en la propia casa comestible, y en la bruja con apetencia de comerse a los niños que intentan engañarla con el huesecito de pollo como prueba de su delgadez.
Enumeró gran cantidad de cuentos de animales en los que la comida tienen una importante presencia: El lobo y los siete cabritillos, El gallo Kiriko, El señor don gato, La zorra y la uva, Los tres cerditos y el lobo feroz, entre otros. García Oliva también significó la relevancia de las ilustraciones en los libros, manifestando que el dibujo realista en estos casos es bastante mejor que el romántico, debido a que este último adorna mucho los personajes y en ocasiones pierden el sentido de lo que se desea expresar, aunque significó que han transformado muchos los cuentos al igual que los de estilo humorístico.  

La comida aporta un carácter singular a los cuentos fantásticos.  Vladimir Propp recoge gran cantidad de la tradición oral rusa, abundando los de corte fantásticos. Durante la recopilación observa que se repiten los personajes, los elementos, como van en el mimo orden…  a lo que él llama las funciones del cuento. 

La primera función es la salida. El personaje se ausenta de su entorno para ir a buscar algo y generalmente lleva una bolsa o un hatillo con comida. A lo largo de la exposición Pepe García Oliva ofrece cantidad de ejemplos de cuentos e imágenes, facilitando la comprensión del tema.
Luego aparecerá en la narración la prueba. El protagonista se encontrará con un personaje que le pedirá supere una prueba y en función de cómo la realice, el donante le entregará un objeto mágico o no, en ocasiones puede ser la comida que por ejemplo es utilizada para salvarse de animales hambrientos (Ganso dorado). 

El elemento mágico, es apreciable en el cuento que el niño le regala al anciano una vaca y éste en agradecimiento le entrega tres guisantes o tres frijoles (Las habichuelas mágicas, La Gallina de los huevos de oro).

En estos cuentos suelen aparecer personajes que viajan, saliendo desde muy jóvenes y que las secuencias transcurren hasta que se hacen mayores. Suelen emparejarse y celebrarlo con un banquete. Podría ser festejado de otra forma, pero es frecuente la aparición de la comida. El último elemento es el final.
Los cuentos de tradición oral con el paso del tiempo llegaron a plasmarse en textos escritos, los historiadores europeos sitúan la literatura infantil y juvenil española en el siglo XIX, pero la estudiosa española Carmen Bravo Villasante, afirmó que es anterior y de las más antiguas de Europa. La escritora emplaza el origen en el libro de Don Juan Manuel-El Conde Lucanor, por tener cuentos escritos para el infante en el siglo XIV. La primera recopilación interesante de cuentos la hace el italiano Gianfrancesco Straparola (XV) en Las noches placenteras, proviene de aquellas noches que se reunían en mansiones para protegerse de enfermedades y se distraían contando cuentos.
Es otro italiano Giambattista Basile (XVI) el que recopila otros tantos en El cuento de los cuentos, muchos gérmenes de estas narraciones provienen de este autor. Charles Perrault en Los Cuentos de tiempos pasados, agrupa una serie de relatos, es en esta obra donde se suele situar el inicio de la literatura infantil y juvenil escrita, aunque no en los cuentos para niños, pues el primero es obra del profesor John Comenius, un libro con ilustraciones y una clara finalidad pedagógica para un mejor aprendizaje y además es bilingüe. Está escrito en alemán y en latín.
Destacó los cuentos de Las Mil y una noches y sus traducciones en francés y en inglés. Además de una recopilación de cuentos alemanes pedagógicos de Johann Karl August Musäus, son relatos de signos moralistas. A continuación repasó los autores más destacados del siglo XIX, los famosos hermanos Grimm, Peter Christen Asbjørnsen y  Jørrgen Moe que hicieron una recopilación de leyendas y cuentos populares de Noruega, donde habían nacido; Cecilia Bhöl de Faber que recopiló canciones, cuentos, leyendas de las zonas por donde ella había pasado: Suiza país de nacimiento, Alemania donde creció y posteriormente en Cádiz donde también vivió; el padre Luis Coloma y María Amalia Vaz de Carvalho, recopiladora de cuentos populares portugueses.
Comida en libros y cómics:

Presentados en tres grupos: Narrativos, Didácticos y Divulgativos.

Los narrativos donde se cuentan historias y aparece la comida con más o menos protagonismo. Pueden ser recreativos y terapéuticos, de hecho hay una importante producción de libros que tratan de problemas de alimentación de niños y adolescentes, escritos bajo un punto de vista pedagógico, un claro ejemplo es La chica de alambre.

En los de carácter didáctico podremos encontrar enseñanzas como de dónde vienen los alimentos, cómo se debe comer, cómo se hacen determinados alimentos, porqué es beneficioso comer cierto tipo de alimentos, la importancia del pan, el funcionamiento del aparato digestivo según el tipo de comida…
El último apartado corresponde a los divulgativos, un tipo de libros que han aumentado bastante en poco tiempo. Así encontramos recetarios dirigidos a los niños u otros que muestran alimentos y comidas de lugares del mundo. Significó que este tipo de ejemplares eran los protagonistas de esta tertulia y a partir de ese momento, sería como entrar en la despensa y coger libros para comérselos.
Las recetas pueden estar facilitadas por colaboradores, también es usual la aparición de mensajes didácticos. Un claro ejemplo lo encontramos en Una semana con el ogro de Cornualle de Miguel Ángel Pacheco y recetas de Cristina Hornedo, el mensaje dice: “la mejor manera de aprender una receta es ayudar al cocinero a prepararla”. ¡Malacatú! de María Pascual de la Torre, la palabra mágica da título al cuento, mediante la cual madre e hijo se van convirtiendo en una cosa u otra en un único escenario, la cocina de la casa. Este lugar es de uso frecuente en libros y cuentos modernos.

Un libro muy particular es: In the night kitchen de Maurice Sendak, la historia muy resumida es la de un chiquillo que está jugando en la cocina y cae en el barreño donde se está preparando la masa para hornear, hasta que finalmente se salva. La curiosidad está que durante mucho tiempo estuvo prohibido en EE.UU. por el hecho que en el dibujo el niño apareciera sin ropa.
Las siete cortezas de tocino de J.B. Basile, ilustrado por Mary Mall. 

Recordamos que Basile es el segundo italiano en recopilar cuentos y Pepe García Oliva tuvo el gesto de donar a la biblioteca del Ateneo, un ejemplar que tenía en su poder del reconocido autor.
Mostró también dos cuentecitos de Calleja, uno El pescador de embutidos y el otro El hambre de un millonario. El editor Saturnino Calleja, solía hacer más de una edición de estos pequeños cuentos, incluso pidiéndole al dibujante llamado Madrid, que cambiase las ilustraciones para vender una, la otra se regalaba con las chocolatinas de Nestlé.
Existen libros terapéuticos donde se tratan temas tan delicados como la bulimia: La serpiente de cristal o chocolate amargo este es un libro antiguo pero que se ha reditado una vez y otra. La foto de Portobello donde su autor Vicente Muñoz Puelles lo escribe cuando su hija está ingresada en una clínica tratándose del problema de anorexia. Libros donde se trata con respeto la obesidad o la circunstancia contraria, niños a los que les cuesta comer.
Y se lleva a los niños que comen poco, dirigido a los pequeños melindrosos a la hora de comer o Monstruo, no me comas, un simpático cuento dedicado a los que comen a todas horas.  La pastelería, un libro de Ricardo Gómez y Tesa González, reconocida ilustradora que ha expuesto en la fachada del Mercado Central de nuestra ciudad, premiada por la Librería Plastilina. Es un bonito libro que expresa la ilusión de los niños por ayudar a un pastelero muy famoso para que pueda abrir el comercio y comprar pasteles. Mientras tanto el hombre va escribiendo hasta que decide marcharse sin abrir la tienda, pero sí les deja a los chavales el libro escrito de recetas y cuentos. Un buen mensaje de enseñanza: te doy los medios y tú lo haces.  
Cádiz en sus plazas de Arturo Redondo, es un libro sin texto pero con muy buenas ilustraciones de varias plazas de la ciudad: Plaza de Mina, Catedral, Mercado Central... En estos lugares se desarrolla la historia de la llegada de un barco de marineros que salen de paseo, aparece una chica y existe un encuentro amoroso. El autor, hijo de la escritora Pilar Paz Pasamar, es ilustrador de distintos libros técnicos.      

Cómo como es un libro de Emili Teixedor y Lluís Farré, el conferenciante se detuvo para leer un fragmento del texto que recoge gran cantidad de refranes populares relacionados con alimentos. Un buen rato con cada plato de Rafael Ordoñez Cuadrado y Susana Fernández Igual, en este caso en cada dos páginas hay adivinanzas relacionada con la comida.
El hombrecito de Jengibre (The Gingerbread man)que en la diapositiva aparece ilustrado por Karen Schmitd, tiene como protagonista directamente a una galleta. En Europa central hay gran afición a este tipo de cuentos y pertenecen a un grupo de cuentos que hablan de galletas, según la clasificación ATU, (estas tres iniciales corresponden a los autores que crearon este apartado y que acoge al menos a quinientos tipos de cuentos).

Aquí hizo un inciso el profesor García Oliva, diciendo que no había encontrado galletas de jengibre en el comercio gaditano, pero sí había podido traer unas galletitas pequeñas y muy simpáticas con forma de ositos que se repartieron entre lo asistentes.


Llegado a este momento, Pepe García Oliva nos mostró el libro Historias del Mar del que es autor, con ilustraciones de Mª Fe Quesada. En él destaca los tesoros que da el mar todos los días y que como no podía ser de otra manera son los pescados con que nos alimentamos. También hace referencia a historias en un día de playa, aquí la madre les ofrece a las niñas unos bocadillos con el objeto de tenerlas sentadas un rato.  

En los comics también se pueden observar un gran surtido de comidas, por ejemplo en Astérix, Popeye, Carpanta, Garfield…  Es interesante también que aparezcan en algunos el tipo de alimentación, es el caso de Leo Verduras donde se hace alusión al tema vegetariano. Es un libro editado hace bastantes años y ya por entonces el león se planteaba que su alimentación preferida eran las ensaladas.  

La bebida también está presente en los libros, en Mary Poppins hay una escena donde están tomando café con un poco de azúcar, el té aparece en muchos cuentos ingleses, muy curioso es Los bebedores de tinta, donde los niños se beben la tinta de los libros, en Matilda de nuevo se toma mucho té, entre otros muchos libros y aquí nuestro invitado puso el colorín colorado... 
Una vez finalizada la exposición se abrió el turno de preguntas, interviniendo los asistentes que lo desearon. 

Gracias a todos los asistentes, os esperamos en la próxima. Asimismo a todos los que habéis leído o visto este resumen sobre la tertulia Cuentos para Comérselos.