sábado, 15 de diciembre de 2018

¡Feliz Navidad y un esperanzador 2019!



Un año más tengo la suerte de poder dirigirme a mis queridos familiares, amigos y a todas las personas con las que tengo un lazo de unión para agradeceros: vuestro tiempo, el afecto constante, el apoyo, vuestra compañía, la mano tendida, los buenos momentos vividos o los regulares, también el haber compartido conocimientos de gastronomía o un buen vino y hasta una estupenda comida… me gustaría que así continúe mientras que nos parezca bien a los que estamos en el mismo tren. 

A todos os deseo unas fiestas amables y que las viváis como mejor apetezcan. Espero que el próximo año 2019 nos llegue con salud e ilusiones, además de paz para todo el mundo.   

Tenéis mi cariño incondicional. 

jueves, 6 de diciembre de 2018

PEPE GARCÍA OLIVA NOS REGALA UNA TARDE DE CUENTO EN LAS TERTULIAS GASTRONÓMICAS DEL ATENEO DE CÁDIZ.

   
Cuentos para Comérselos es el título de la conferencia que inauguró las tertulias gastronómicas del curso 2018-2019. El profesor y experto en literatura infantil y juvenil, Pepe García Oliva se confiesa un entusiasta de la lectura y como buen maestro ha inculcado, a lo largo de su vida profesional, esta afición a los alumnos que han pasado por sus clases.  

Su pasión le ha llevado a adquirir gran cantidad de libros y en la actualidad cuenta con una considerable biblioteca. Significar que esta ponencia la ha preparado con una bibliografía de más de 180 ejemplares, principalmente cuentos, libros infantiles y juveniles, donde aparecen alimentos de todo tipo que se relacionan de diferentes formas y personajes comilones o que serán comidos. 
García Oliva llevó una guía con el contenido de la exposición que se distribuyó entre los asistentes para un mejor seguimiento de la conferencia. Después de agradecer la presentación realizada de su trayectoria, comenzó contando el breve y simpático cuento de la habichuela verde de los hermanos Grimm, el cual evidencia la relación entre estos cuentos y la comida, algo que afirmó viene de hace mucho tiempo. 
Desde el momento que la humanidad empieza a dominar un lenguaje, a dar una función estética y creativa, comienza la literatura, sin olvidar que la ficción, la forma de evadirnos o la de poder explicarnos también tiene bastante de pedagogía. Por ello, se podría decir que los cuentos servían para transmitir dentro de las tribus valores o cultura, además de adiestrar en conocimientos de caza, pesca o las épocas óptimas para recolectar determinados frutos. 

Entre estas enseñanzas lo más importante era la explicación sobre el bien y el mal, así se intuye que la formación moral y ética llegan en muchos casos a través de los cuentos, en principio mediante la transmisión oral, contados de forma sencilla a través de animales o la naturaleza. 

Generalmente las narraciones se hacían en grupo, pudiendo estar presentes personas de todas las edades y dándose cualquier tipo de situaciones. Esto propiciaba que se cargaran de simbolismos, para que fuesen entendidos por aquellos individuos a los que iban dirigidos, sin caer en lo soez para no perjudicar a los niños. Se podría decir que era como el empleo del doble sentido que se utiliza en la actualidad en los chistes. 
En la actualidad los cuentos tradicionales siguen cargados de esos símbolos y continúan teniendo el mismo valor. Quiso reivindicar este uso, haciendo referencia a varios autores que hablan de la simbología, recomendando El mundo sin libros, Ensayo de cultura popular, escrito por María Jesús Ruiz, profesora de la Universidad de Cádiz, por ser un libro próximo, fácil y agradable de leer.
La primera vez que se planteó adentrarse en el mundo de la comida y los cuentos, lo hizo sobre la perspectiva de los alimentos que aparecen en los mismos, descubriendo que surgían entrantes, ensaladas, sopas, bebidas e incluso el puro después de las comidas.

De la unión de las historias y la comida aparece a menudo la antropofagia, especialmente padres que se comen a los hijos. Afirma García Oliva que esto sería digno de un capítulo aparte y desarrollado por un especialista en la materia, pues hay muchos simbolismos e historias truculentas. Como pincelada, nombró el caso de Saturno, un buen ejemplo de estilo gore. En sus estudios encuentra a los comilones o aquellos personajes que son comidos. En los cuentos de tradición oral en los cuales se pretende comer al protagonista, existen dos comilones destacados, por un lado los gigantes o figuras de ogros que podemos ver en cuentos como Pulgarcito, Juan y las habichuelas mágicas, El sastrecillo valiente... por otra parte, el lobo feroz. Comentó que en la transmisión oral surge también la figura del zombi, desde hace bastante tiempo, y se puede constatar en cuentos tan conocidos por todos como Mariquita hura hura. Existe otra versión más suave, Media lunita.  
La comida en los cuentos aporta verosimilitud a la historia, por esto es importante que esté llena de cotidianidad y realismo para que puedan atraer a quien escucha y al que lo cuenta. Los alimentos por sí, la escasez de ellos o inclusive el hambre han sido y son protagonistas de algunos cuentos. 
¿Dónde está la comida? Tema Central, Tema ambiental o Elemento de la trama.

Tema central, ejemplos claros son La zorra y la cigüeña, donde ambos personajes juegan con la astucia de poner la sopa en recipientes que el invitado no pueda llegar a comerla. Es recurrente su uso en este tipo de cuentos, muy popular es La sopa de piedra, e incluso se puede emplear para cocer en ella al personaje como en Sopa de ratón.
La comida puede ser parte de la historia, así sucede en Ricitos de oro y los tres osos u Oliver Twist. Puede figurar como elemento puntual de la historia, este tipo lo vemos en La princesa y el guisante, hay que tener en cuenta que la elección podría haber sido una piedrecita u otro elemento similar. El mismo modelo se puede observar en Blancanieves y los sietes enanitos o en Rapunzel, cuando a la madre embarazada se le antoja una especie de nabo, llamado en Alemania rapónchigo o ruiponce, esta es la única aparición de la comida en el cuento. Existen cuentos que tratan de alergias alimenticias, de todos es conocido Drácula, su autor Bran Stoker se apoya en la enfermedad porfiria cuyos síntomas: piel fotosensible, anemia, fosforescencia dental… se reflejan en el personaje, teniendo incluso la reacción alérgica a los ajos. 
Clasificación de los cuentos.

Es importante colocar convenientemente a los cuentos. Los folcloristas suelen situarlos en tres apartados: cuentos de costumbres, de animales y fantásticos, y según la clase de cuento, la comida aparecerá de una forma u otra. Cuentos costumbristas en los que se suceden acontecimientos del día a día, pudiendo aparecer un animal, pero la importancia radica en la relación entre personas. Igual puede ocurrir en los cuentos de animales, donde es posible la aparición de alguna persona, pero la importancia la tienen los animales. Es frecuente que tengan características y cualidades humanas, es lo que se llama antropomorfismo, pudiendo hablar e interactuar entre ellos. Algunos cuentos costumbristas (y algunos de animales) proceden de fábulas, pero al pasar al canal popular pierden las rimas, el ejemplo lo vemos en el cuento de La lechera. Son otros ejemplos de cuentos costumbristas Garbancito, El pastor mentiroso y Caperucita Roja, donde además se ve claramente la importancia de la comida, pues el interés de la niña es llevarle ciertos alimentos a su abuela.
En los cuentos fantásticos debe mostrarse un personaje u objeto mágico. En La casita de chocolate la fantasía radica en la propia casa comestible, y en la bruja con apetencia de comerse a los niños que intentan engañarla con el huesecito de pollo como prueba de su delgadez.
Enumeró gran cantidad de cuentos de animales en los que la comida tienen una importante presencia: El lobo y los siete cabritillos, El gallo Kiriko, El señor don gato, La zorra y la uva, Los tres cerditos y el lobo feroz, entre otros. García Oliva también significó la relevancia de las ilustraciones en los libros, manifestando que el dibujo realista en estos casos es bastante mejor que el romántico, debido a que este último adorna mucho los personajes y en ocasiones pierden el sentido de lo que se desea expresar, aunque significó que han transformado muchos los cuentos al igual que los de estilo humorístico.  

La comida aporta un carácter singular a los cuentos fantásticos.  Vladimir Propp recoge gran cantidad de la tradición oral rusa, abundando los de corte fantásticos. Durante la recopilación observa que se repiten los personajes, los elementos, como van en el mimo orden…  a lo que él llama las funciones del cuento. 

La primera función es la salida. El personaje se ausenta de su entorno para ir a buscar algo y generalmente lleva una bolsa o un hatillo con comida. A lo largo de la exposición Pepe García Oliva ofrece cantidad de ejemplos de cuentos e imágenes, facilitando la comprensión del tema.
Luego aparecerá en la narración la prueba. El protagonista se encontrará con un personaje que le pedirá supere una prueba y en función de cómo la realice, el donante le entregará un objeto mágico o no, en ocasiones puede ser la comida que por ejemplo es utilizada para salvarse de animales hambrientos (Ganso dorado). 

El elemento mágico, es apreciable en el cuento que el niño le regala al anciano una vaca y éste en agradecimiento le entrega tres guisantes o tres frijoles (Las habichuelas mágicas, La Gallina de los huevos de oro).

En estos cuentos suelen aparecer personajes que viajan, saliendo desde muy jóvenes y que las secuencias transcurren hasta que se hacen mayores. Suelen emparejarse y celebrarlo con un banquete. Podría ser festejado de otra forma, pero es frecuente la aparición de la comida. El último elemento es el final.
Los cuentos de tradición oral con el paso del tiempo llegaron a plasmarse en textos escritos, los historiadores europeos sitúan la literatura infantil y juvenil española en el siglo XIX, pero la estudiosa española Carmen Bravo Villasante, afirmó que es anterior y de las más antiguas de Europa. La escritora emplaza el origen en el libro de Don Juan Manuel-El Conde Lucanor, por tener cuentos escritos para el infante en el siglo XIV. La primera recopilación interesante de cuentos la hace el italiano Gianfrancesco Straparola (XV) en Las noches placenteras, proviene de aquellas noches que se reunían en mansiones para protegerse de enfermedades y se distraían contando cuentos.
Es otro italiano Giambattista Basile (XVI) el que recopila otros tantos en El cuento de los cuentos, muchos gérmenes de estas narraciones provienen de este autor. Charles Perrault en Los Cuentos de tiempos pasados, agrupa una serie de relatos, es en esta obra donde se suele situar el inicio de la literatura infantil y juvenil escrita, aunque no en los cuentos para niños, pues el primero es obra del profesor John Comenius, un libro con ilustraciones y una clara finalidad pedagógica para un mejor aprendizaje y además es bilingüe. Está escrito en alemán y en latín.
Destacó los cuentos de Las Mil y una noches y sus traducciones en francés y en inglés. Además de una recopilación de cuentos alemanes pedagógicos de Johann Karl August Musäus, son relatos de signos moralistas. A continuación repasó los autores más destacados del siglo XIX, los famosos hermanos Grimm, Peter Christen Asbjørnsen y  Jørrgen Moe que hicieron una recopilación de leyendas y cuentos populares de Noruega, donde habían nacido; Cecilia Bhöl de Faber que recopiló canciones, cuentos, leyendas de las zonas por donde ella había pasado: Suiza país de nacimiento, Alemania donde creció y posteriormente en Cádiz donde también vivió; el padre Luis Coloma y María Amalia Vaz de Carvalho, recopiladora de cuentos populares portugueses.
Comida en libros y cómics:

Presentados en tres grupos: Narrativos, Didácticos y Divulgativos.

Los narrativos donde se cuentan historias y aparece la comida con más o menos protagonismo. Pueden ser recreativos y terapéuticos, de hecho hay una importante producción de libros que tratan de problemas de alimentación de niños y adolescentes, escritos bajo un punto de vista pedagógico, un claro ejemplo es La chica de alambre.

En los de carácter didáctico podremos encontrar enseñanzas como de dónde vienen los alimentos, cómo se debe comer, cómo se hacen determinados alimentos, porqué es beneficioso comer cierto tipo de alimentos, la importancia del pan, el funcionamiento del aparato digestivo según el tipo de comida…
El último apartado corresponde a los divulgativos, un tipo de libros que han aumentado bastante en poco tiempo. Así encontramos recetarios dirigidos a los niños u otros que muestran alimentos y comidas de lugares del mundo. Significó que este tipo de ejemplares eran los protagonistas de esta tertulia y a partir de ese momento, sería como entrar en la despensa y coger libros para comérselos.
Las recetas pueden estar facilitadas por colaboradores, también es usual la aparición de mensajes didácticos. Un claro ejemplo lo encontramos en Una semana con el ogro de Cornualle de Miguel Ángel Pacheco y recetas de Cristina Hornedo, el mensaje dice: “la mejor manera de aprender una receta es ayudar al cocinero a prepararla”. ¡Malacatú! de María Pascual de la Torre, la palabra mágica da título al cuento, mediante la cual madre e hijo se van convirtiendo en una cosa u otra en un único escenario, la cocina de la casa. Este lugar es de uso frecuente en libros y cuentos modernos.

Un libro muy particular es: In the night kitchen de Maurice Sendak, la historia muy resumida es la de un chiquillo que está jugando en la cocina y cae en el barreño donde se está preparando la masa para hornear, hasta que finalmente se salva. La curiosidad está que durante mucho tiempo estuvo prohibido en EE.UU. por el hecho que en el dibujo el niño apareciera sin ropa.
Las siete cortezas de tocino de J.B. Basile, ilustrado por Mary Mall. 

Recordamos que Basile es el segundo italiano en recopilar cuentos y Pepe García Oliva tuvo el gesto de donar a la biblioteca del Ateneo, un ejemplar que tenía en su poder del reconocido autor.
Mostró también dos cuentecitos de Calleja, uno El pescador de embutidos y el otro El hambre de un millonario. El editor Saturnino Calleja, solía hacer más de una edición de estos pequeños cuentos, incluso pidiéndole al dibujante llamado Madrid, que cambiase las ilustraciones para vender una, la otra se regalaba con las chocolatinas de Nestlé.
Existen libros terapéuticos donde se tratan temas tan delicados como la bulimia: La serpiente de cristal o chocolate amargo este es un libro antiguo pero que se ha reditado una vez y otra. La foto de Portobello donde su autor Vicente Muñoz Puelles lo escribe cuando su hija está ingresada en una clínica tratándose del problema de anorexia. Libros donde se trata con respeto la obesidad o la circunstancia contraria, niños a los que les cuesta comer.
Y se lleva a los niños que comen poco, dirigido a los pequeños melindrosos a la hora de comer o Monstruo, no me comas, un simpático cuento dedicado a los que comen a todas horas.  La pastelería, un libro de Ricardo Gómez y Tesa González, reconocida ilustradora que ha expuesto en la fachada del Mercado Central de nuestra ciudad, premiada por la Librería Plastilina. Es un bonito libro que expresa la ilusión de los niños por ayudar a un pastelero muy famoso para que pueda abrir el comercio y comprar pasteles. Mientras tanto el hombre va escribiendo hasta que decide marcharse sin abrir la tienda, pero sí les deja a los chavales el libro escrito de recetas y cuentos. Un buen mensaje de enseñanza: te doy los medios y tú lo haces.  
Cádiz en sus plazas de Arturo Redondo, es un libro sin texto pero con muy buenas ilustraciones de varias plazas de la ciudad: Plaza de Mina, Catedral, Mercado Central... En estos lugares se desarrolla la historia de la llegada de un barco de marineros que salen de paseo, aparece una chica y existe un encuentro amoroso. El autor, hijo de la escritora Pilar Paz Pasamar, es ilustrador de distintos libros técnicos.      

Cómo como es un libro de Emili Teixedor y Lluís Farré, el conferenciante se detuvo para leer un fragmento del texto que recoge gran cantidad de refranes populares relacionados con alimentos. Un buen rato con cada plato de Rafael Ordoñez Cuadrado y Susana Fernández Igual, en este caso en cada dos páginas hay adivinanzas relacionada con la comida.
El hombrecito de Jengibre (The Gingerbread man)que en la diapositiva aparece ilustrado por Karen Schmitd, tiene como protagonista directamente a una galleta. En Europa central hay gran afición a este tipo de cuentos y pertenecen a un grupo de cuentos que hablan de galletas, según la clasificación ATU, (estas tres iniciales corresponden a los autores que crearon este apartado y que acoge al menos a quinientos tipos de cuentos).

Aquí hizo un inciso el profesor García Oliva, diciendo que no había encontrado galletas de jengibre en el comercio gaditano, pero sí había podido traer unas galletitas pequeñas y muy simpáticas con forma de ositos que se repartieron entre lo asistentes.


Llegado a este momento, Pepe García Oliva nos mostró el libro Historias del Mar del que es autor, con ilustraciones de Mª Fe Quesada. En él destaca los tesoros que da el mar todos los días y que como no podía ser de otra manera son los pescados con que nos alimentamos. También hace referencia a historias en un día de playa, aquí la madre les ofrece a las niñas unos bocadillos con el objeto de tenerlas sentadas un rato.  

En los comics también se pueden observar un gran surtido de comidas, por ejemplo en Astérix, Popeye, Carpanta, Garfield…  Es interesante también que aparezcan en algunos el tipo de alimentación, es el caso de Leo Verduras donde se hace alusión al tema vegetariano. Es un libro editado hace bastantes años y ya por entonces el león se planteaba que su alimentación preferida eran las ensaladas.  

La bebida también está presente en los libros, en Mary Poppins hay una escena donde están tomando café con un poco de azúcar, el té aparece en muchos cuentos ingleses, muy curioso es Los bebedores de tinta, donde los niños se beben la tinta de los libros, en Matilda de nuevo se toma mucho té, entre otros muchos libros y aquí nuestro invitado puso el colorín colorado... 
Una vez finalizada la exposición se abrió el turno de preguntas, interviniendo los asistentes que lo desearon. 

Gracias a todos los asistentes, os esperamos en la próxima. Asimismo a todos los que habéis leído o visto este resumen sobre la tertulia Cuentos para Comérselos.    
  


sábado, 27 de octubre de 2018

PAZ SANTANA DESLUMBRA CON SU SENSACIONAL PREGÓN DE TOSANTOS


He tenido la suerte de conocerla años atrás, cuando trabajaba para Asodemer y participaba en la organización de las tradicionales Fiestas de los Mercados. En una ocasión contacté con ella para que nos presentara la ceremonia de premios que se preparaban para los ganadores y participantes del Concurso de Tosantos y detallistas en general. Desde ese día supe que era una mujer muy especial, su simpatía, agrado, generosidad, profesionalidad…cautivó a todos. Así que cada año se le proponía y aceptaba sin condiciones al encuentro, a excepción  de contadas ocasiones que no pudo asistir por ocupaciones ineludibles. De esa forma fui conociéndola, observé su disposición en el trabajo, su profesionalidad, su control en atar todos los cabos, la capacidad de hacer sencillo los momentos difíciles sin perder la sonrisa, por todo ello se ganó además de mi admiración ese gran cariño de la que ambas hacemos gala. 
Por todo ello y por muchas cualidades más que no voy a enumerar, tenía una confianza extrema, en que sería una gran Pregonera y acerté, aunque he de confesar que me ha sorprendido por encima de mis expectativas y eso que la sigo y la he visto pregonar la Navidad en su tierra, San Fernando. Una maravilla. 

Después de un paréntesis de unos años sin asistir a estos eventos por motivos diversos, decidí que no podía dejar de acompañar a la persona que tantos buenos momentos me había brindado en el trabajo y eso se agradece bastante. 
Llegó el día y la tarde prometía. El Salón de Plenos a rebosar, en la presidencia las Concejalas de Fiestas y Mercados, junto al Presidente de Asodemer. Acomodados en sus asientos caras conocidas de “La Plaza”, del Mercado Virgen  del Rosario, afines a los mercados, algún que otro político gaditano, la agradable presencia de uno de los pregoneros que han dejado huella, estilo y hasta una réplica del cartel que en su día exhibiera Casa Crespo, con su conocida frase “Ahora vuelvo”, el escritor isleño José Carlos Fernández Moreno, que intuyendo un pregón de “campanillas” de su paisana, no quiso perdérselo. También la arroparon compañeros de RTVA y por supuesto presentes sus entrañables padres. 
Todo listo. La Concejal de Fiestas, María Romay, después de un saludo inicial le da la palabra a Soco López, compañera de Canal Sur, que con su personal voz y cariño comienza la presentación a la pregonera. Se refirió a la transformación de los mercados sin perder su esencia, aludiendo a los avíos del puchero o la harina para las panizas que compraban las abuelas, hasta llegar al sushi y al tataki que consumen los nietos. Dejó claro que los dos mercados de la ciudad, son dos monumentos más de Cádiz y que ASODEMER había conseguido que ese Salón de Plenos volviera  a ser presidido por una rubia. He dicho bien, una rubia. Las morenas, se quedan en la plaza para hacerlas en adobo.
Definió a Paz García Santana como isleña de nacimiento, gaditana de devoción y verdulera de vocación, porque le consta que se sienten muy a gusto en los mercados y porque aunque ahora su destino laboral es Sevilla, sus raíces están clavadas y extendidas por esta tierra y pegadas a su gente. Afirmó que “La Santana” venía dispuesta a decir que en la plaza se activan los sentidos…los cinco y hasta un sexto sentido. 
Una presentación ingeniosa, fresca, divertida que concluyó reivindicándose a sí misma como verdulera de las buenas, sin San Pancracio pero con perejil en la mano, deseando que nunca falte el trabajo ni la alegría a los puestos de la plaza. Invitando a los presentes a disfrutar del pregón de los Tosantos…el pregón de los sentidos. Un caluroso aplauso para la presentadora hasta que suena la guitarra de Sergio Muñoz y la voz de Milián Oneto, cantando con emoción el pasodoble “El día de los Tosantos” de la comparsa El cielo de Cai. (1988).
Finaliza la interpretación y con música de fondo y desde atrás irrumpe su voz diciendo: Como ese ángel escogido por los Santos del cielo para bajar a la tierra, como una humilde enviada procedente del paraíso vecino, como una gaditana más que muere por convertirse en piedra de la caleta, según versa la copla, vuelvo a Cádiz, mi Cádiz, para pregonar esta fiesta.

Emocionante inicio que perduró durante toda su actuación. Elogió esta fiesta única que se mantiene solo en Cádiz, plantándole cara a brujas, zombies y calabaza horteras, capaz de continuar por brotar de una ilusión que se transmite de padres a hijos, de madres a hijas, de abuelas a nietos… Habló de las gentes del mercado, de esos detallistas ingeniosos, creadores y conservadores de esta  tradición. Paz Santana también derrochó ingenio, al activar un virtual navegador telefónico, como si del Google Map de la ciudad se tratara, sonaron las voces de Carmen Benitez y Paco Castro de Canal Sur Radio, dirigiéndonos con gaditanismo y humor hasta el destino requerido: La Plaza. 
Al más puro estilo radiofónico, que recordaban sus inicios laborales, llegaban cortes con ambiente de mercado.

Bendita Plaza de la Libertad, templo de los sentidos, porque aquí en este rinconcito se mezclan a su libre albedrío y convierten a este lugar en un reino independiente que invita a la conquista. Y así con el hilo conductor de los sentidos fue recreándose en cada uno de ellos. 

VISTA.  De nuevo echó mano de su creatividad, haciendo un juego de palabras con el término ojo. Ocurrente y alegre describiendo a un posible público del mercado.  
OÍDO. Cortes con pregones de los mercados, murmullo, bullicio y frases eternas que resuenan en las paredes de cualquier mercado de Cádiz. En un momento invitó a los asistentes a cerrar los ojos para que el único protagonista fuese el sonido y entonces la campana auténtica del mercado sonó en varias ocasiones, tocada en esta ocasión por Rafael Acal, carnicero del Mercado Virgen del Rosario y que en otros tiempos eran tañidas por capataces y guardias que marcaban el tiempo de aperturas y cierres de ventas. Muchos revivieron aquellos tiempos y las risas también se oyeron por los simpáticos toques de Acal que se lo tomó muy en serio. 
GUSTO. Suena otro corte de pescaderos hablando en el mercado y ella proclama la imposibilidad de que ante la amalgama de sentidos, no se caiga en la tentación de llevarse a la boca cualquier cosa a estas alturas del pregón.

TACTO. Según Paz Santana, es el sentido que más nos da lugar a imaginar, el menos evidente. Un sentido con el cual notaremos la brisa del viento o la humedad que podemos encontrar incluso dentro del recinto. El tacto lo dejamos para aquello que te roza y el mercado es muy de roce en un día de bulla.
Y llegó al SEXTO SENTIDO. Intuición, honradez, saber estar, entrega al trabajo…valores concentrados en el colectivo de mujeres de “La Plaza”. Nombró a numerosas mujeres de distintas generaciones que pasaron o están en los mercados en la actualidad.

Mujeres que llegaron de la mano de hombres de su familia, luchando y ganándose un sitio y el respeto de sus compañeros e incluso de sus propias familias. Realzó numerosa facetas de las mujeres en su trabajo y fue intercambiando cortes de voz con distintos significados: trato cercano con los clientes, ausencia de competitividad…

Mujeres que en tiempos difíciles hicieron peripecias para dar de comer a los suyos y en muchos casos a otros. Incluso a veces arriesgaron sus vidas en el periodo de la posguerra, sacando del mercado a escondidas lo que podían para ayudar, las elogió llamándolas buscavidas y heroínas invisibles.  
Entre esas mujeres, nombró a Carmen Pecci,”La Guapa”, que adelantada a su tiempo cambió la forma de vender y que hizo de la limpieza su seña de identidad. De nuevo resonaron cortes con las voces de las sobrinas de la llamada también “Reina de la masa frita” y otros de ambiente. Aludió a los churros, a los finos y a los gordos, a las tortillas de camarones, a las tortillas con harina de habas que se dejaron sentir en el mercado en tiempos de escasez de alimentos, luego con harina de garbanzo que han perdurado hasta nuestros días.
La música irrumpe de nuevo y lo hace con el Tanguillo de la Guapa de Cai, Joaquín Linera, el “Niño de la Leo” y su grupo.

Continuó su proclama diciendo: Que viva mil años la fiesta de los Tosantos, sus mercados y su gente. Repartió verbalmente “Babetazos” y Boniatos a los merecedores de ellos. Reivindicó la fiesta, instando a los padres a que les cuenten a sus hijos la fiesta de los mercados, la fiesta de un pueblo y de sus barrios. Que sin móviles y sentados, les cuenten esas historias que nunca aprenderán en el colegio. La transmisión oral de la memoria es la única manera de afrontar el futuro sin perder nuestro Sur ante el Norte. Reclamó a los gaditanos que hicieran posible que todos los días fuesen sábados para darles vida a los mercados.     
Con el toque de cierre a través de la campana, anunció: Llega la invasión, la del “age”, la gracia, el arte y la crítica. La que nace, crece y muere en mi “Cai”. Vivan sus Tosantos por siempre.

Manifestó estar orgullosa de poner voz a los Tosantos, confesó estar “enamoraita” y “loquita” por Cádiz, porque la deja quererle.

Para concluir con estas palabras salidas del corazón que soy incapaz de sintetizar por temor a estropear:
Hoy “enchapelá” a tus puestos, mañana a tus coplas y siempre durmiendo contigo, en la alcoba de mis sueños, sufriendo por tus males, luchando en tus empeños, y amándote, eternamente amándote, como aman los auténticos amores: sin condiciones.

Con la sonrisa en mis labios me voy por el regalo que me has hecho. Feliz por esta caricia que me llega de tu mercado y de su gente.

Encantada me retiro a esperarte y ya quedamos expectante en la esquina de febrero. Mi Cádiz, TE QUIERO Y TE QUIERO.  
No se puede decir más en ese espacio de tiempo. Lo hizo con belleza, gracejo, entrega, con alma y con arte. Tampoco faltaron los agradecimientos, que con talento invitó a que los imaginásemos en una pantalla como se ven los créditos al final de una  película. Sí, Paz Santana estuvo de cine, brillante sin que haya que ponerle un pero, como una gran estrella. Por cierto, Estrella de Oriente que ha sido de Cádiz y que será de su tierra San Fernando, el próximo 5 de enero. Fue aplaudida, muy aplaudida en numerosas ocasiones, se ganó a un público entregado y puesto en pie que reconoció un trabajo sensacional.

¡Enhorabuena! por todo y de corazón, “hermana pequeña”. Gracias y mil gracias por regalarnos un pregón inolvidable, impagable y sinceramente uno de los mejores que los Tosantos han recibido desde que se instauraran. 


El lunes a disfrutar todos en los mercados gaditano. ¡FELICES TOSANTOS!


lunes, 15 de octubre de 2018

“CUENTOS PARA COMÉRSELOS” INAUGURA LAS TERTULIAS GASTRONÓMICAS DEL ATENEO DE CÁDIZ

Queridos ateneístas y amigos:

Tengo el placer de anunciar que el profesor y experto en literatura infantil y juvenil, Pepe García Oliva, después del tiempo de reposo y rehabilitación tras el percance sufrido en el mes de mayo, está recuperado e ilusionado por retomar la tertulia suspendida. Le expresamos desde este medio nuestra alegría por su recuperación. 

Su conferencia CUENTOS PARA COMÉRSELOS” abrirá el curso 2018-2019 de las Tertulias Gastronómicas del Ateneo Literario, Artístico y Científico de Cádiz. Tendrá lugar el miércoles 24 del actual a las 19:00 horas, en la sede de la calle Ancha, nº 20 - 1º piso.
Como informamos con anterioridad, Pepe nos hablará en la ponencia de la importancia y presencia habitual de la comida, así como de personajes relacionados con ella, tanto en  los cuentos de tradición oral oídos de abuelos, padres u otros familiares y maestros, así como en la literatura para esas edades.

Entre nuestros recuerdos tenemos relatos sobre guisantes; migas de pan; claras de huevos y harina utilizados por el lobo para aparentar ser “mamá cabra”; engañosa casita de chocolate o la peligrosa manzana que da origen a uno de los cuentos más narrados de la historia. Sólo haciendo un breve ejercicio de memoria, caeremos en la cuenta que la gastronomía tiene un gran protagonismo en las historias de nuestra niñez.         

Pepe García Oliva, nos retrotraerá a la más tierna infancia, sacando de una bibliografía de más de 180 libros infantiles a personajes “comilones” y a todo tipo de alimentos que se relacionan entre sí de diferentes formas.   

Un atractivo inicio del nuevo curso con una deliciosa exposición, en la que estamos convencidos no faltaran las perdices para un feliz final.

Os esperamos para disfrutar de una tarde muy agradable.

Y colorin colorado...
 
Afectuosos saludos, 

María Luisa Ucero Manzano
Coordinadora Tertulias Gastronómicas
Ateneo de Cádiz


lunes, 21 de mayo de 2018

“CUENTOS PARA COMÉRSELOS” EN LA TERTULIA GASTRONÓMICA DE MAYO

Queridos ateneístas y amigos:


SUSPENDIDA POR MOTIVOS DE SALUD DEL PONENTE HASTA NUEVO AVISO



El miércoles 30 del actual a las 19:00 horas, celebraremos la tertulia gastronómica que pondrá fin al curso 2017-2018. Tendrá lugar en el Ateneo Literario, Artístico y Científico de Cádiz, calle Ancha, nº 20 - 1º piso y lleva por título: CUENTOS PARA COMÉRSELOS”.

La exposición estará a cargo del profesor y experto en literatura infantil y juvenil, Pepe García Oliva. En la ponencia hablará de la importancia y de la habitual presencia de la comida y de personajes relacionados con ella, tanto en  los cuentos de tradición oral oídos de abuelos, padres u otros familiares y maestros, así como en la literatura para esas edades.
Todos recordaremos relatos contados de guisantes; migas de pan; claras de huevos y harina utilizados por el lobo para aparentar ser “mamá cabra”; engañosa casita de chocolate o la peligrosa manzana que da origen a uno de los cuentos más narrados de la historia. Sólo haciendo un breve ejercicio de memoria, caeremos en la cuenta que la gastronomía tiene un gran protagonismo en las historias de nuestra niñez.         

Pepe García Oliva, nos retrotraerá a la más tierna infancia, sacando de una bibliografía de más de 180 libros infantiles a personajes “comilones” y a todo tipo de alimentos que se relacionan entre sí de diferentes formas.   

Tendremos la oportunidad de despedirnos hasta el inicio del nuevo curso con una atractiva y deliciosa conferencia, estamos convencidos que no se quedarán en el tintero las perdices para un alegre final.

Te esperamos, seguro disfrutarás. Colorin colorado...
  
Afectuosos saludos, 

                                                                           María Luisa Ucero Manzano

Coordinadora Tertulias Gastronómicas
    Ateneo de Cádiz